LA IMPLEMENTACIÓN DE LA TECNOLOGÍA A LA AGRICULTURA.

La agricultura y la tecnología, dos conceptos que parecen antagónicos pero que en los últimos años se han sabido combinar para formar un tándem perfecto.
La civilización siempre ha dependido de su agricultura, ha sido el principal sustento de esta y ha permitido los primeros asentamientos y ciudades hasta la creación de los grandes imperios.
Los cambios ocurridos en la Revolución industrial y la aparición del tractor son algunos de los avances que nos han permitido llegar a la agricultura de calidad que disfrutamos hoy en día.

La agricultura de hoy en día

Todavía en nuestros tiempos, más de 2.500 millones de personas siguen  dependiendo de la agricultura, caza, pesca o silvicultura según las estadísticas e impulsan la economía de la mayoría de los países en desarrollo, lo que nos hace ver, que la agricultura sigue siendo una de los pilares fundamentales de nuestra sociedad.
Aunque es cierto que poco tiene que ver la agricultura de hoy con la que fue hace unos años.

Adaptación a la agricultura moderna

Ha sabido adaptarse a los nuevos cambios introduciendo la tecnología en la metodología tradicional y gracias a esto en la última década se han producido numerosos avances tecnológicos en el manejo agrícola automatizado, genética, nutrición, control de plagas y enfermedades y han permitido mejorar los cultivos y aportar una mayor calidad a los alimentos.
El libre comercio es uno de los factores que ha influido en éste proceso de implementación. Las importaciones de maquinaria, equipo especializado o las semillas mejoradas generan grandes beneficios sobretodo en países de desarrollo, lo que les permite invertir en tecnología agropecuaria.

Los avances más novedosos

Entre alguna de éstas nuevas incorporaciones tecnológicas se encuentran los GPS, sensores, satélites e imágenes aéreas para realizar las labores de campo con la mayor precisión posible.
En cuanto a tractores se refiere, uno de los últimos avances es el piloto automático, que permite que se maneje sólo mediante la traza de líneas paralelas en el potrero.
Además, el nivel de automatización que se ha alcanzado en los equipos de riego también ha supuesto un gran adelanto, ya que el productor puede manejar los pivots de manera remota a través de su propio smartphone.
La hidroponía es otra novedosa técnica que permite cultivar en pequeña o gran escala sin necesidad de suelo como sustrato y obtener productos vegetales en reducidos espacios en la calidad deseada.
Y como principal mejora tecnológica sobresale la biotecnología que ha dado origen a los Organismos Genéticamente Modificados, aplicándose principalmente en cultivos como la soya, maíz, algodón y canola, y que permite realizar diagnósticos y aplicaciones terapéuticas que sin duda serán nuevas oportunidades de negocio para el sector agrícola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *