Agricultura ecológica, ¿Si o no?

agricultura ecológica

No solo debemos preocuparnos de lo que hacemos, si no también de lo que comemos. Seguro que ya has escuchado esta frase antes, y es que en los últimos años se ha puesto muy de moda esto de la agricultura ecológica, pero ¿sabemos con certeza lo que es?

Este sistema es utilizado para cultivar un explotación agraria con el objetivo de optimizar al máximo los recursos naturales existentes. La agricultura ecológica pretende evitar el empleo de productos químicos de síntesis u organismos genéticamente modificados para abonos y para combatir las plagas.

Agricultura ecológica objetivos

Objetivos y principios de la agricultura ecológica

Como ya hemos nombrado anteriormente, uno de los principales objetivos en la agricultura ecológica es no utilizar organismos genéticamente modificados ni pesticidas químicos o sintéticos, pero existen más principios en los que se basa esta forma de cultivo.

– Rotación de cultivos con el fin de usar eficientemente los recursos.

– Aprovechamiento de los alimentos para el ganado producidos en la misma granja.

– El aprovechamiento de los recursos como el estiércol para la fertilización.

– Una cría de ganado al aire libre que cuente con espacios abiertos.

– Que el ganado se alimente de productos ecológicos, a poder ser generados dentro de la propia granja.

– Selección de vegetales y animales capaces de resistir a enfermedades y con una óptima adaptación a las condiciones locales.

Agricultura ecológica beneficios

Beneficios que aporta la agricultura ecológica.

-Conserva la fertilidad de los suelos.
La agricultura ecológica es capaz de reducir el impacto en el suelo debido a su preservación de los recursos naturales y el cuidado del entorno en el que se desarrolla, además, garantiza la rotación de cultivos a través de una cuidada planificación y tiene como objetivo preservar la calidad de dicho suelo.

– Reduce la contaminación del medio ambiente.
El uso desmedido de fertilizantes son vertidos sin control en la agricultura tradicional, es por ello, por lo que en la agricultura ecológica se contamina menos. Debido a la eliminación de productos químicos e incorporación de técnicas alternativas, es posible cuidar los recursos naturales y preservar sus nutrientes.

– Permite un mayor ahorro energético.
La utilización responsable de los recursos naturales permite a la agricultura ecológica no derrochar energía y con ello, disminuir el coste energético medioambiental.

– Supone grandes beneficios sociales.
El auge de la agricultura ecológica ha permitido que se generen nuevos puestos de trabajo y ha contribuido con ello al desarrollo empresarial a nivel familiar además de promover la biodiversidad. Su objetivo es mantener la integridad del sistema y que este sea económicamente sostenible, para así convertir la agricultura ecológica en algo más que una pequeña alternativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *